EEUU es la nación más desarrollada del mundo en términos de economía, poderío militar y tecnología. Utilizando los indicadores tradicionales de producto interno bruto sigue siendo la primera del mundo. En los de libertades económicas, definidas en el Index Global de la Fundación Heritage, en Washington DC, es la primera en el grupo de las más grandes economías. Su liderazgo es indiscutible en tecnologías múltiples de última generación, en áreas como investigación espacial, transporte terrestre, aéreo y marítimo así como en armamentos, robotización, inteligencia artificial, bio- y nano-tecnología junto con ampliación y mejora del conocimiento técnico-científico y su difusión vía progresos electrónicos en sistemas educativos. El Producto Interno Bruto (PIB) de los EEUU en 2019 ascendió a unos 21.440.000 millones de USD, en Paridad de Poder Adquisitivo (PPA), siendo su correlativo PIB per cápita en ese año unos 67.000 USD. También en estos términos, es la economía más grande del mundo, representando alrededor del 20% del PIB mundial. Su población asciende aproximadamente a 318 millones de habitantes.
Por otro lado, Taiwán se halla en la primera docena de países líderes del mundo en materia de libertades económicas, definidas por el mismo Index Global mencionado, de tecnologías modernas y de sistemas sanitarios (laboratorios, instalaciones, aparatos y productos médicos). Se encuentra también en la veintena de países más ricos del mundo, según el Fondo Monetario Internacional. Su población actual asciende a unos 24 millones de habitantes. Su PIB per cápita en 2019 sumó unos 25.000 USD, lo que equivale a un PIB total de más de 600.000 millones de USD. En la batalla sin treguas, que tiene lugar actualmente en todo el mundo contra el covid-19 y en plena época de cuarentenas precautorias, es uno de los países de mejor desempeño, por tener los más bajos números de muertes e infectados por ese virus y uno de los más altos números de pacientes retornados sanos a sus hogares. Su tecnología en sistemas sanitarios, productos farmacéuticos y laboratorios médicos es una de las más adelantadas del mundo.
El Congreso de EEUU ha aprobado el año pasado un Estatuto bipartidista (el Partido Republicano y el Demócrata) en favor de Taiwán. Ambos países son aliados contra la China totalitarista, imperialista y comunista. Dicho Estatuto tiene como objetivo fortalecer la posición de Taiwán en todo el mundo en respuesta a los esfuerzos de China por restringir el reconocimiento internacional de Taiwán. Es un gesto oportuno de apoyo a uno de los aliados más leales y capaces de los Estados Unidos de América. Al mismo tiempo, Paraguay y EEUU se hallan articulando también una alianza estratégica, que podrá entrar a regir próximamente.
Además, el Estatuto bipartidista con Taiwán reforzará significativamente la cooperación que Paraguay y Taiwán tienen ya desde hace décadas. Cobraría vigencia real así el “estratégico triángulo de oro”, propugnado por Anthony B. Kim desde la Heritage Foundation en Washington DC.
Desde hace ya décadas, Paraguay es uno de los pocos aliados estratégicos de Taiwán en América Latina y el único en Sudamérica. Esa alianza se ha afianzado aún más porque los EEUU los ve hoy en dia como países leales entre sí y para con EEUU. Dicha alianza adquirió en nuestro país estatus de política exterior norteamericana desde que los enviados del Presidente Trump, en su más alto nivel, como Pompeo –su férrea mano derecha- y su hija Ivanka visitaron Paraguay hace algunos meses. Así mismo, fue un fortalecimiento bilateral aún mayor la decisión de ambos Gobiernos, el norteamericano y el paraguayo, de llevar a cabo una cooperación amplia en términos de políticas públicas y de control de delitos económicos así como del crimen organizado en nuestro país.
En todo este contexto Paraguay tiene ahora la gran oportunidad de sacar provecho de estas dos prósperas democracias, la de EEUU y la de Taiwán.

Dr. Ricardo Rodríguez Silvero